ARQUITECTURA CRITICA

Proyectos, Obras y Documentos de Arquitectura Contemporánea

Marzo. Todo empieza de nuevo. O al menos es lo que parece. Cada año, después de las fiestas de fin de año y los estivales meses de enero y febrero, la rueda de la industria de la construcción comienza a girar, o al menos es lo que el imaginario colectivo sostiene.

Como en años anteriores, éste arquitecto ha enfocado toda su energía en captar clientes en esta primera parte del año, de manera de poder recorrer con comodidad, el resto del calendario, viviendo de lo que sabe hacer: Arquitectura.

Primer lunes de marzo, 10 de la mañana. Suena el celular del arquitecto:

Desconocido: - Hola si, hablo con el arquitecto?-
Arquitecto: - Si con el habla, con quién tengo el gusto?
Desconocido: - Ah, si mire, soy Rubén V., saque su teléfono del aviso del diario…
Arquitecto: - Bien, mucho gusto Rubén, usted dirá…
Rubén: - Vea arquitecto, tengo intenciones de ampliar mi casa y por lo que leí en su aviso, usted se dedica a eso, como podemos hacer para vernos?-
Arquitecto: -Dígame Usted Rubén un día y hora y voy a su casa para que charlemos-
Rubén potencial cliente: - Tiene para tomar nota?, Manzana 1, Casa 15, Barrio “El Hornero”, anotó?-
Arquitecto: - Si, cuando le parece?
Roberto potencial cliente: Vea, yo salgo de trabajar a las 20, si le parece, 20:30 lo espero el miércoles.
Arquitecto: Listo, ya lo agendé Rubén nos vemos el miércoles entonces, cualquier modificación, avíseme por favor… Adiós.-

Si usted es arquitecto, sabrá que esta es una situación frecuente. Ahora, ¿es correcto el proceder del arquitecto? Y digo del arquitecto porque a él recurre el cliente. Todos los libros de marketing y de servicios dicen que uno debe estar a disposición del cliente, ¿pero cual es el limite?

Miércoles, 20:25 hs. Barrio “El hornero”. El arquitecto llega cinco minutos antes del horario pautado a la cita. Comprueba que la casa de barrio ya ha sido modificada y ampliada, como casi la mayoría de las viviendas aledañas. Es mas, la casa colindante con la de Rubén potencial cliente, esta en obra.

20:30 con puntualidad británica, el arquitecto trata de presionar la ausente tecla del timbre, entonces se percata de la nota escrita sobre cinta adhesiva que notifica “no funciona”.- El arquitecto atina a golpear las manos, y entonces siente el ladrido de un perro, que por el tono parece ser de una raza pequeña. Se escucha una voz femenina pidiéndole silencio al can, y luego y aun tras la puerta cerrada se escucha la pregunta: -¿Quién es?...-
- El arquitecto!, responde el ídem. Tenía una reunión con el señor Rubén V. a las 20:30...- agrega.
- Ah si…- Dice la señora y agrega, - Pero mi marido no llega todavía-
El arquitecto, ante la situación solo responde, - Esta bien, lo espero…-
El arquitecto vuelve a su auto masticando un poco de bronca y pensando que a veces no sirve de mucho la puntualidad.
21:05. un auto llega a la casa 25 de la manzana 1 y entra en la cochera descubierta. Baja un señor que mira de reojo la presencia aun extraña del arquitecto estacionado con su auto en la puerta de su casa. Se acerca y pregunta… - Usted es el arquitecto?-
-Rubén?- , pregunta el arquitecto. Si! dice Rubén… pase y disculpe la tardanza pero hoy fue un día complicado.-

Acto seguido, Rubén potencial cliente, le muestra la ampliación que pretende hacer: Techar la cochera y sobre ella levantar un dormitorio con baño para el hijo que se va a casar el próximo año, probablemente. Unos 30 metros cuadrados, tal vez menos…

El arquitecto, presto y mostrando voluntad de trabajo, toma notas, mide y saca fotos. Es un profesional y como tal, se comporta ante los ojos del cliente.

Rubén finalmente le pide al arquitecto que si puede hacerle un “croquis” y un presupuesto, a lo que el arquitecto responde que con mucho gusto y que en un par de días estará comunicándose con el potencial cliente.

Como profesional y hombre de palabra, el arquitecto el día viernes se comunica con Rubén, y acuerdan reunirse de nuevo en casa de este, a las 21 esta vez.

El arquitecto le entrega a Rubén el “croquis” y un presupuesto aproximado de obra y de sus honorarios por proyecto y dirección de obra. Rubén acepta los papeles y tras un breve vistazo le informa al arquitecto que lo llamará cuando tome una decisión.

1 de Abril, 10 de la mañana. No hubo noticias de Rubén Potencial Cliente. El arquitecto se decide a llamarlo, cosa que

no hizo antes para no “presionar” ni parecer desesperado.

Quiero aclararle que esta historia tiene dos finales, los dos poco felices, elija el que mas le guste.

Final 1:
Arquitecto: - Hola Rubén?-
Rubén: - Quien habla?-
Arquitecto: El arquitecto, como le va?-
Rubén: Ah! arquitecto como le va… mire no lo llame porque decidimos no hacer nada.
Arquitecto: … y puedo saber porque la decisión?
Rubén: Si mire, preferimos cambiar el auto porque no llegábamos al presupuesto que nos pasó… entonces decidí cambiar el auto y que espere la casa.
Arquitecto: Muy bien… cuando se decida téngame en cuenta… Adiós.
Final de la Historia 1.

Final 2:
Arquitecto: - Hola Rubén?-
Rubén: - Quien habla?-
Arquitecto: El arquitecto, como le va?-
Rubén: Ah! arquitecto como le va… (Silencio)
Arquitecto: Que pasó con el proyecto de la ampliación?
Rubén: La verdad es que conseguimos un presupuesto más barato que el suyo, así que estamos haciendo la obra con un albañil.
Arquitecto: …. (Silencio) Me podría haber avisado Rubén… me quede esperando su llamado, al menos para decirme que no. Bueno si me necesita para hacer el relevamiento ya sabe mi número. Adiós.- Final de la historia 2.-

Veamos y analicemos paso a paso:

Primer error:
El arquitecto le pregunta al posible cliente cuando puede recibirlo. A ver…. Pensemos en un abogado. Imagínese usted que por alguna razón necesita los servicios de un abogado. Dígame la verdad, lo llama y le dice si puede venir a su casa después de su trabajo? Se imaginará cual es la respuesta, no del abogado, sino de la secretaria del abogado, verdad?. Seguramente la secretaria le dirá el Dr. Fulano atiende de 16 a 20 en su estudio, previa cita acordada telefónicamente y los honorarios de la consulta son tantos pesos.

Segundo error:
El arquitecto va a la casa del posible cliente y sin aclarar que está realizando ya un trabajo, releva, mide, fotografía y encima se compromete a presentarle un croquis y un presupuesto estimativo 48 horas después, sin siquiera haber mencionado que eso es parte de su trabajo y que debe cobrar honorarios por ello.

Tercer error: El arquitecto finalmente entrega el trabajo que le demandó tiempo, esfuerzo, creatividad y conocimiento del tema. Sin más, va y le deja en mano, el trabajo de dos días de su tarea profesional.
Cuarto error: Esperar que el posible cliente lo llame. Y esperar mucho tiempo que el cliente lo llame.

Quinto error: Ya es demasiado tarde para reclamar honorarios por el tiempo y el conocimiento puesto al servicio del posible cliente. Sino fue aclarado de entrada, ya no habrá forma de reclamar nada.

Esta es la historia del Cliente que no lo fue. De este tipo de historias conozco muchas, incluso con algunos finales más patéticos, como por ejemplo, enterarse que solamente utilizaron al arquitecto para “comparar” precios con el albañil que previamente había presupuestado la obra. O peor aún, haber utilizado la documentación gráfica que presentó el arquitecto para que el albañil de confianza se “diera una idea” de cómo hacer el proyecto.

Entonces, si Usted es un profesional, actúe como tal. Si usted es un potencial cliente, no se asuste, sorprenda u ofenda si en la primera reunión le dicen que le van a cobrar por cada tarea que realice el profesional. De esta manera cada quien obtiene lo suyo, y todos en paz.

Autor: Arquitecto Carlos Grisolia - www.cetarq.com.ar

NB



11 comentarios :

Erick Bojorque dijo...

Muchas gracias.
Su ejemplo es claro y por sobre todo muy real.
Cualquier persona está abierta a la creatividad y entusiasmo del arquitecto, hasta que se habla de dinero.
Importante es generar la cultura tipo "abogado".
Atentamente
Erick

Aldo Facho Dede dijo...

Muy buena nota, hubiese agradecido haberla leído cuando empezaba a ejercer. Uno de los temas que más critico de mi formación profesional es lo "light" de los cursos de Ejercicio Profesional. Nos dan instrucciones para tratar con nuestros pares (ingenieros, técnicos, etc) y no para manejarnos con nuestros potenciales clientes.
Las conclusiones a las que llegan son similares a las que yo llegué luego de pasarme más de un caso similar.
No he conseguido cobrar como un abogado o médico "por cita", pero si ser muy parco con los "previos" y pasar mi propuesta de honorarios antes de entregar cualquier boceto.
Me gustraría reproducir este artículo en el blog que administro: La Forma Moderna en Latinoamérica, obviamente con las correspondientes referencias.
Saludos y que tengan un buen año!
Aldo Facho

Arquitectura Crítica dijo...

Erick Aldo, gracias por comentar.

Por contacto con colegas de todo latinoamerica este problema es bastante comun y como bien remarca Aldo, esta casi totalmente ausente de los contenidos academicos en las facultades y escuelas de arquitectura mas alla de algunas charlas rozando lo informal.

El problema surge de nosotros mismos, los profesionales que accedemos a este tipo de "trabajismos" (robe el termino inventado) generalmente al comienzo de la vida profesional por temor a no perder un cliente. Quien no se pregunto, ya con algo de experiencia y al establecer parametros definidos de contratacion y trabajo, la aparicion de un colega que nos quite el cliente por esta misma razon?

Si desde la universidad no se extienden materias sociales y practicas, y desde los colegios profesionales de arquitectos se mira para otro lado ineludiblmente estas situaciones como la del cuento seguiran dando letra.

Desde luego se puede publicar el articulo. Ignoro el autor, por consiguiente si alguien lo conoce me lo hace saber asi doy el credito que corresponde.

Anónimo dijo...

Jajajajaaaja, ya me ha pasado en varias ocasiones,. Gracias por los consejos

Anónimo dijo...

LLegué a hacer hasta una clínica de cuatro pisos sin cobrar un centavo... por que era el amigo de la familia de mi esposo. No sólo aporté trabajo, hasta imprimí planos, tomé fotografías, tuve ir a la Alcaldía, a reuniones con el cliente, nada de lo cual fué considerado. La respuesta de mi cliente que no fué se parece más a la 1... el papeleo era muy complicado y decidió no hacer nada.

Anónimo dijo...

Esto nos enseña(y ya lo he puesto en practica durante muchos años),que el cliente debe de avisarle al arquitecto el dia y hora en que estara en la obra previo acuerdo que el cliente cancelara EN ESE MOMENTO la visita del arquitecto.Si el cliente es una persona seria y responsable, seguro que acepta, ya esto me ha pasado.
Saludos colegas
Atte
Arq. R.O.P.

ann dijo...

HOLA GRACIAS POR ESTA PUBLICACION, DE VERDAD CUANDO UNO SE GRADUA UNO NUNCA SE IMAGINO QUE TENDRIA QUE HACERSE ESPECIALISTA EN NEGOCIACIONES. A MI EN PARTICULAR LO MALO Q ME HA PASADO ES QUE EN DOS OPORTUNIDADES LOS CLIENTES MASCULINOS PRETENDEN QUE HAGA ALGO MAS QUE EL PROYECTO, OSEA A VECES ME DICEN QUE QUIEREN CONOCERME UN POCO MAS, QUE SOY BONITA Y ESAS COSAS. Y CUANDO ASUMO MI POSICION SERIA Y LES ACLARO QUE NO CONFUNDAN LOS NEGOCIOS CON OTRA COSA, PUES PIERDO AL CLIENTE. QUE SERA LO QUE HAGO MAL?

Arquitectura Crítica dijo...

Gracias a todos por comentar y dar a conocer sus experiencias.

Respondiendo a Ann, no se si haces mal algo, ya habria que entrar muy al detalle como sociabilizas con los clientes, pero lo que te sucedio ocurre en todos los ambitos y no se trata de la arquitectura o el rol del profesional, sino de algo lamentablemente mas bien cultural de trato y respeto.

ARQ GRISOLIA dijo...

Estimados Amigos de ARQUITECTURA CRITICA: Veo con asombro que han puesto a pie de nota que el autor es desconocido. Quiero informarle que el autor de esa nota y de varias que integran el compendio CUENTOS CORTOS PARA ARQUITECTOS, es el que suscribe este comentario, Arquitecto CARLOS GRISOLIA, de la ciudad de Cordoba, argentina. Esta publicación, fue hecha sin citar autor y sin la debida autorización, y es sabido que al tener copyright se esta violando al menos el derecho de autor.
Supongo que con una nota aclaratoria y citandome como el autor de la misma, podremos solucionar el tema. Aguardo su comunicacion.
nuestra web es www.cetarq.com.ar SALUDOS

Arquitectura Crítica dijo...

Estimado Arq. Grisolia: efectivamente se había publicado con "autor desconocido" ya que no teníamos la info del mismo, y el cuento había llegado vía email.

En el comentario del día 29/12/2009 se colocó: "[...Desde luego se puede publicar el artículo. Ignoro el autor, por consiguiente si alguien lo conoce me lo hace saber así doy el crédito que corresponde...]".

Habiendo resuelto está cuestión se ha editado el post para adjudicar la autoría debida. De ninguna manera se pretende violar derechos de autor o adjudicar créditos ajenos.

Gracias por escribir y disculpe la ignorancia.

Saludos.

Lucia Cast dijo...

Hola a todos. Quisiera un consejo con un proyecto que haré con un cliente.
estaré desarrollando una propuesta de departamentos y quiero saber cuantas propuestas le debo entregar como anteproyecto. Ya que estoy empezando y ya van 4 propuestas que ninguna le parece. Debo seguir con esta situación hasta que el quede conforme? Así tenga que hacer 10 diferentes o como lo manejo.

Publicar un comentario

-Su comentario aquí-
Gracias por participar.

Related Posts with Thumbnails