ARQUITECTURA CRITICA

Proyectos, Obras y Documentos de Arquitectura Contemporánea

El encierro de los espacios públicos es la síntesis de problemas más complejos dentro de la sociedad, sea esta de primer mundo o de países subdesarrollados. La falta de educación y cultura, de respeto a la historia, pero por sobre todo de una indiferencia total ante lo público, termina por condenar a una sociedad a la más absoluta decadencia.


En toda sociedad civilizada hay reglas, normas escritas y otras que no lo están, pero que se desarrollan dentro de un marco de obediencia que tiene como resultado un orden, un equilibrio.
¿Habrá llegado el momento donde todo esto ya no sirva, dónde para evitar el daño, el maltrato, la apropiación ilegal de todo bien que no sea propio, tengamos que recurrir al encierro sistemático en vez de simplemente hacer cumplir las leyes y ordenanzas que castigan al infractor y benefician al público?

Por ahora las plazas de la ciudad se salvan de estos encierros, ojalá no pase por la cabeza de los funcionarios de turno una idea similar para combatir el daño a los espacios públicos. Hay remedios y remedios para una enfermedad, me cuesta creer que ésta solución (las rejas) sea la ideal y que no hay medida alguna para evitarla.

En un artículo titulado “Parques Públicos tras las Rejas”, su autora da una definición que es exacta para estos casos, afirmando que “El cierre de los espacios públicos solo trae una pérdida de calidad de vida en las personas y lamentablemente aquel que delinque dentro de un parque lo hará también fuera de ella”.

La solución sistemática de cercar los espacios mediante éste ó cualquier otro método trae aparejado un nuevo rol del espacio público. Hoy en día parecen ser solo objetos sin uso ó de usos indebidos y para colmo de males mal cuidados. Desde hace un tiempo atrás los espacios públicos sufrieron una transformación debido a los insistentes cambios socio-políticos, sobre todo en América Latina. La falta de igualdad, de educación ha contribuido a la degradación de los espacios, esos que sirven para el encuentro y en la cual se puede encontrar toda la diversidad que una ciudad necesita. Como menciona Emilio Duhau y Angela Giglia en “Las reglas del desorden: habitar la metrópoli”, “…socialmente inclusivos y efectivamente utilizados y frecuentados por un público heterogéneo y expresivo del conjunto de las clases y grupos sociales que componen la población urbana...”.

Pedir que las rejas ó cualquier otro obstáculo al uso de un espacio público desaparezcan, suena como un deseo utópico, pedir que no se sigan expandiendo como método sistemático y recurrente es el desafió inmediato que tenemos como ciudadanos.

Algunos ejemplos:

Monumento a la Madre Patria, Barranqueras, Chaco, Argentina
Desde su inauguración, a mediados de los años 60´, y hasta hace un año atrás, la estatua de la Rotonda de la Madre Patria, gozaba de una libertad que hoy extraña. Muchísimos niños y adolescentes usaban su pequeño espacio para sentarse en su base ó disfrutar un buen mate en el invierno ó una helada bebida en verano.
La imagen que hoy exhibe es, austera, sencilla, simple pero inaccesible para los ciudadanos, encontrándose literal encerrada.
Las rejas perimetrales de aproximadamente 2,00m de altura no niegan el paisaje pero lo obstaculizan, se transforman en barreras visuales, transmitiendo una sensación de inseguridad que alarma. Ya ni siquiera los ciudadanos somos libres de sentarnos en un sencillo espacio público, debemos conformarnos con solo mirarlos desde el exterior.
La decisión de la Municipalidad de la ciudad de Barranqueras de adoptar medida semejante, se respalda en la necesidad de preservar el monumento principal y otros más pequeños, de aquellos adolescentes y otros no tantos, que gozan de uso indebido de los grafitis y en el peor de los casos estacionando su motovehículo.

Monumento al General San Martín, Resistencia, Chaco, Argentina
Para no ser más en la ciudad de Resistencia, distante a 10km de Barranqueras pareciera haber sido infectada por el mismo síndrome.
El monumento a los inmigrantes, cercano al Parque 2 de febrero, nombre este en honor a quienes se constituyeron en los primeros habitantes de la ciudad, a adoptado en estos últimos tiempo de una imagen calcada de la descripta anteriormente. Las rejas que rodean a la rotonda, metros más, metros menos, ofrecen la misma imagen de inaccesibilidad de su homónima de Barranqueras. Si bien desconozco el real motivo que llevo al municipio capitalino a tomar tal medida, no deja de sorprenderme como así también de imaginarme algunas posibles causas.

Monumento al General San Martín, Resistencia, Chaco, Argentina
El monumento al Gral. San Martín, en el acceso al Aeropuerto Internacional Resistencia, el cual gozaba en el momento de su restauración, de una fuentes con aguas danzantes, con luces de colores, hoy tan solo se conforma con las mismas fuentes, pero sin agua, el mismo monumento pero con rejas (eso si abiertas ante la falta de un candado de seguridad). Hasta resulta tragicómico ver a los jóvenes y niños sentarse junto al General, haciéndole compañía ante su inexplicable encierro.







Autor: Arq. Gustavo J. Romero - colaborador de Arquitectura Crítica

Artículos relacionados en Arquitectura Crítica:
Espacios NO públicos
Espacios Públicos Excluyentes



2 comentarios :

Arquitectura Crítica dijo...

Muchas gracias Gustavo por todos los aportes. Buena crítica.
Saludos

Jose Luis Zampa dijo...

Muy interesante ingeniero. Quisiera si me permite recomendarle contar la historia de la estatua de San Martín de pie en el ingreso al aeropuerto. Tengo entendido que perteneció al monumental frontispicio de la ex Fundación Eva Perón, hoy Facultad de Ingeniería porteña. Formaba parte de un conjunto escultórico cuyas piezas más emblemáticas fueron destruidas en el puerto de Buenos Aires a poco de asumir la dictadura de Aramburu. Mis respetos.

Publicar un comentario

-Su comentario aquí-
Gracias por participar.

Related Posts with Thumbnails